Los búnkeres inéditos de la Cerdanya

Un joven catalán de tan sólo 18 años ha identificado cerca de 250 búnkers situados en el pirineo catalán construidos durante y después de la Guerra Civil Española, de los cuáles, cerca de 40 nunca han sido catalogados.

Búnker situado en el Pic de l'Àliga. Municipio de Prullans, Cerdanya. Foto: Marc Morralla
Búnker situado en el Pic de l’Àliga. Municipio de Prullans, Cerdanya. Foto: Marc Morralla

Marc Morralla Secases tiene sólo 18 años pero ya apunta maneras. Nacido en Alp, en la comarca catalana de la Cerdanya, acaba de empezar  la  carrera de Ciencias Ambientales en la Universidad de Barcelona. ¿Y por qué apunta maneras? Antes de entrar en la universidad, ya ha llevado a cabo un trabajo de investigación que le ha valido matrícula de honor en el trabajo de investigación que todo alumno de segundo bachillerato debe realizar para poder aprobar el curso. En su caso, ha estado durante meses investigando, analizando y recopilando información de los búnkers que se construyeron después de la Guerra Civil en las comarcas pirenaicas de la Cerdanya (donde se encuentran la gran mayoría), l’Alt Urgell y Ripollès y que son fronterizas con Francia.

Marc siempre ha sido y es un apasionado de la historia; “la historia que siempre me ha gustado más ha sido la de mi tierra, la de Cataluña, pero sobre todo la de mi comarca, la Cerdanya. Los períodos que me gustan más son los implicados en la guerra civil y en la época franquista…Motivo por lo cual he realizado este trabajo”. Otro de los motivos por lo que se ha decantado para realizar este trabajo ha sido su afición por recorrer y visitar las montañas de la comarca donde vive  desde que era muy pequeño.

Estructura de un búnquer construido en el aeródromo de la Cerdanya
Estructura básica de un búnquer construido en el aeródromo de la Cerdanya

Tipos y estructura

En la Cerdanya encontramos tres tipos de búnkers construidos en tres etapas:

Unos, construidos a partir de 1936 a causa de la guerra civil que tuvo  lugar en España entre 1936 y 1939, y que fueron construidos por el bando republicano a causa de la construcción del aeródromo de la Cerdanya. Estos búnkers no tenían la finalidad de atacar, sino de defender, por este motivo había ametralladoras antiaéreas en otros puntos próximos. En segundo lugar, unos construidos entre 1939 y 1940, construidos por el ejército español y que fueron la antesala de la denominada “Línea P”.

Búnker situado en la Molina. Foto: Marc Morralla
Búnker situado en la Molina. Foto: Marc Morralla

Finalmente está la Línea P (organización defensiva de los Pirineos), que fue construida desde Hendaya hasta el Cabo de Creus entre 1944 y  los inicios de la década de los 50. Pero no fue levantada por prisioneros republicanos sino por militares españoles, ya que se trataba de un secreto de Estado, y fueron construidos con una misma finalidad: para ser protegidos y para atacar.

Plan de trabajo

El plan de trabajo de Marc  ha consistido en encontrar el mayor número de búnkers en verano, ya que en la Cerdanya en invierno es imposible buscarlos a causa del frío que hace y la nieve que hay. Esta tarea no fue fácil, ya que solo disponía de pocos mapas, y antiguos, causa que dificultó mucho la búsqueda de búnkers y el calendario lo tenía muy marcado, ya que en menos de un año tenía que tener finalizado el trabajo. Además, es muy difícil definir una estructura general de cada uno de los búnkers porque todos ellos tienen cosas peculiares pero sí que es verdad que tienen semblanzas. Los búnkers construidos en el aeródromo de la Cerdanya son los que tiene la forma parecida entre ellos, en forma de “ziga-zaga”, y son en los que se ha utilizado un contenido de cemento menor, ya que sus paredes son muy finas en comparación con los de la línea P. Estos búnkers, construidos entre el 39 y el 40, tienen una construcción mucho más importante que en los anteriores: paredes con mucho más cemento y más grandes…Además se puede encontrar una sala principal y una más pequeña, destinada a armamiento.

Marc Morralla Secases
Marc Morralla Secases

En la línea P encontramos diversas obras construidas:

– Nidos ametralladora y para fusil ametrallador: los nidos ametralladores son las obras más comunes dentro de la línea P. Consistían en construcciones simples.

– Obras para cañón contra carro y cañón de infantería.

– Observatorios.

– Refugio de personal: diferentes galerías, no muy grandes. Cada una de ellas estaba destinada a acoger unas 40 personas y también se podían utilizar como almacén para víveres. En último lugar, podemos citar las que son obras a cielo abierto.

Marc comenta que “en los búnkers no he encontrado nada de valor, ya que ninguno de ellos fue armado, y se dejaron perder después de su construcción. En ellos sólo he encontrado alguna inscripción hecha por militares, eso no sé si es una reliquia pero a mí me sirve”. Sin embargo, desde ya hace unos meses, Marc ha empezado a investigar también en la comarca pirenaica del Ripollès; en concreto,en los municipios de Toses, Fornells de la Muntanya y Nevà. De momento, ya ha localizado una cincuentena de búnkeres no catalogados.

Reportaje publicado en la revista D&M (detección y monedas)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s