Naohito Watanabe, nuevo cónsul general del Japón en Barcelona

“Los ciudadanos de aquí conviven de la manera más natural con los edificios artísticos e históricos que nos encontramos a pie de calle”

4-1
Naohito Watanabe (Foto: Juan Pablo T-F.)

El pasado 20 de septiembre, Naohito Watanabe fue nombrado nuevo Cónsul General del Japón en Barcelona. Watanabe ha trabajado en diferentes embajadas y consulados del continente americano como Venezuela, Uruguay y Nicaragua, además de haber sido el cónsul general adjunto de su país en Miami. 

La residencia oficial del nuevo cónsul está situada en la calle Pons i Serra, en la zona de Pedralbes, y la oficina del consulado se encuentra en la Avenida Diagonal de Barcelona; ambas situadas en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi de Barcelona.

La entrevista tiene lugar en su despacho oficial de Diagonal y llama la atención que nada más entrar hay una televisión encendida donde emite, como no podía ser de otra manera, un canal japonés, además de otro detalle más bien  protocolario: ya están preparadas dos tazas de té caliente, que sin duda le agradezco al Sr. Cónsul.

Este año se cumplen tres décadas de la apertura del consulado de Japón en Barcelona.

¿Qué valoración hace de estos tres primeros meses como nuevo cónsul general del Japón en Barcelona?

La verdad es que estoy gratamente sorprendido de la gran cantidad de eventos que se realizan en Barcelona cada día. Al poco tiempo de llegar aquí, participé en un encuentro empresarial que tuvo lugar en el MNAC (Museu Nacional d’Art de Catalunya) y después en el Salón del Manga con una enorme presencia de aficionados, alrededor de 150.000 asistentes, además de un gran número de artistas japoneses que estuvieron presentes. Estoy encontrando muchos eventos de gran calidad y envergadura, como conciertos musicales y exposiciones de arte.

En este pequeño tiempo que lleva en Barcelona, ¿qué diferencias y similitudes ha encontrado entre la gente que vive en Barcelona y la que vive en su país?

El público catalán tiene la misma sensibilidad que el público japonés; esto lo he podido constatar cuando, hace poco, asistí a un concierto de piano de un artista japonés en Barcelona. Sin embargo, la gente de aquí es más abierta que la de Japón. Aquí os expresáis más con los sentimientos, a través de las palabras y gestos, al contrario de los japoneses que se muestran muy recatados, pero ambos poseen “cálidos corazones”.

¿Cómo se estructura un consulado como el vuestro?

Nuestro consulado, que se abrió en 1987, extiende su jurisdicción sobre las comunidades autónomas de Cataluña, Comunidad Valenciana e Islas Baleares, congregando un total de 193 empresas de nuestro país, además de los más de 3.000 residentes japoneses actualmente. Hay que destacar que cada año, unos 600.000 turistas japoneses visitan Catalunya. La estructura de nuestra oficina empieza con la figura del cónsul general, en segundo lugar está la cónsul general adjunta, y finalmente están otros cónsules que llevan diferentes áreas: sección consular, sección política y económica, sección de cultura, etc.

7-1
Foto: J.P. Torrents-Faura

¿Qué  misión tiene el cónsul del Japón y  cuál es el día a día de su agenda de trabajo?

Mi trabajo se concentra en la asistencia y participación  de eventos de diversa índole con tres objetivos: proteger los intereses de los japoneses residentes en Barcelona, apoyar y expandir la promoción de las actividades comerciales japonesas en Catalunya y viceversa, y el intercambio cultural entre ambos países.

Actualmente, ¿el consulado mantiene algún tipo de colaboración con  entidades del distrito? ¿Y con el Ayuntamiento o Generalitat?

Ahora mismo tenemos una estrecha colaboración con la Generalitat, ya que hace poco que este organismo aprobó la tercera edición del “Plan Japón 2016-2019” que supone un programa marco de cooperación entre instituciones catalanas y japonesas en cuatro ámbitos: economía, turismo, educación y cultura. Como ejemplos de esta cooperación podemos encontrar la promoción de la inversión de empresas catalanas en Japón, los intercambios entre universidades catalanas y japonesas y la promoción de la interpretación de la literatura catalana y del idioma japonés. También colaboramos con Casa Àsia en eventos culturales. Por otro lado, estamos impulsando un vuelo directo entre Barcelona y Tokio como un objetivo. En 2018 celebraremos el 150º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Japón y España. Será otra gran oportunidad para hacer que la relación sea más sólida y profunda; ya estamos preparando muchos eventos para esta conmemoración.

“En 2018 celebraremos el 150º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Japón y España”

Los empresarios nipones, ¿invierten más que nunca en Barcelona? ¿Cree que es una ciudad que se ha puesto de moda a nivel mundial?

Catalunya tiene una fuerte tradición industrial, la primera de España. Además de las Olimpiadas de 1992, que dieron un empuje económico para Barcelona vital, convirtiéndola en una ciudad abierta al mediterráneo, a Europa y a América Latina. Por otro lado, tiene una situación muy estratégica: aquí se concentra mucho capital e innovación y la gente es muy trabajadora. Razones como estas son las que motivan al empresariado japonés para venir e invertir aquí.

En este breve período que lleva en  Barcelona, ¿qué le parece la ciudad? ¿Y el distrito de Sarrià-Sant Gervasi?

Hace treinta años trabajaba en la embajada de Japón en Madrid y, alguna vez, estuve en Barcelona, y sin duda ha cambiado extraordinariamente; actualmente es una ciudad más dinámica, alegre, y sobretodo más “chic”. En Japón tenemos una gran admiración por los edificios modernistas como la Pedrera, la Casa Batlló y la Sagrada Familia, sin olvidar el Templo del Tibidado. Respecto a Sarrià-Sant Gervasi me gusta, especialmente, la plaza de Sarrià, pequeña y con un buen ambiente donde puedes encontrar diversos restaurantes, el típico mercadillo de los fines de semana, y viendo las diversas tiendas de la zona mientras paseas tranquilamente. Lo bueno de Barcelona, y en especial de la zona que más conozco, Sarrià, es que los ciudadanos de aquí “conviven” de la manera más natural con los edificios artísticos e históricos que nos encontramos a pie de calle; construcciones de estilo gótico o modernista. Vas por la calle y puedes disfrutar de edificios históricos a pie de calle, junto con la “atmósfera” del ambiente que se respira, cosa que en Japón es diferente porque el arte y la belleza arquitectónica se contemplan, principalmente, dentro de los museos.

Entrevista publicada en La Fada de Sarrià

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s